Marcelo Martins (con guantes) encabeza un festejo de la selección boliviana durante la reciente Copa América en Chile. (APG)
Marcelo Martins (con guantes) encabeza un festejo de la selección boliviana durante la reciente Copa América en Chile. (APG)

Antes de que se publique la nómina de jugadores convocados, la selección boliviana perdió hasta el martes a su capitán y a su principal goleador, agravando la crisis en la que parece hundido el fútbol por el encarcelamiento de su presidente Carlos Chávez y el rechazo internacional a sus nuevos dirigentes.

En esta situación, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció en la tarde del martes que el primer partido de Bolivia en la inminente eliminatoria mundialista, como local en La Paz ante Uruguay, se jugará el 8 de octubre a las 16:00 horas, una hora más tarde de lo que pretendía el director técnico Julio César Baldivieso.

Marcelo Martins, el jugador boliviano más conocido internacionalmente en la actualidad, renunció porque, según su propia explicación, consideraba injustas y poco constructivas las duras críticas que hizo el director técnico Baldivieso a la actitud de los jugadores tras el partido de principios de mes en Houston, Estados Unidos, en el que Argentina goleó 7-0 al cuadro nacional.

La renuncia ha sido “una decisión difícil, dura para mí”, dijo Martins en una declaración publicada en internet.

“No concuerdo con la postura que él viene manteniendo con nosotros; fueron varias declaraciones infelices desde nuestro último juego y primero de él”, afirmó el futbolista que milita en un club de China, señalando que con Baldivieso al frente “va a ser difícil mantener un clima saludable que ayude a la selección a hacer un buen papel en las eliminatorias” rumbo a Rusia 2018.

Ronald Raldes, el capitán de la selección, había renunciado el viernes pasado, molesto también con las declaraciones de Baldivieso y por la decisión de convocar a jugadores naturalizados.

Desafiante, Baldivieso dijo tras la renuncia de Martins que “los futbolistas que quieran estarán en la selección”, asegurando que la convocatoria a los seleccionados se publicará a más tardar el miércoles.

“Pedimos que vengan a jugar por su país, eso no es una obligación, es un placer y un orgullo. No podemos obligar a ningún futbolista a venir, para defender los colores de la camiseta hay que hacerlo por amor como ocurría antes. Los futbolistas que quieran estarán en la Selección. Pese a todo esto que sucede, y que sé de dónde viene, nosotros nos mantendremos firmes con nuestras ideas”, afirmó Baldivieso.

En el plano dirigencial, el comité ejecutivo encabezado por el presidente de la Liga, Marco Ortega, anunció que enviará una carta a la Conmebol pidiendo explicaciones sobre la decisión de la organización sudamericana de reconocer todavía al encarcelado Carlos Chávez como presidente de la Federación Boliviana de Fútbol.

“Si persiste el desconocimiento de la Conmebol a una resolución democrática interna del fútbol boliviano, como fue la destitución de Carlos Chávez, vamos a acudir al Tribunal de Justicia de la FIFA”, advirtió el dirigente.

Chávez está en detención preventiva en Santa Cruz, por presunta malversación de recursos, una de las causas de su destitución.

Ortega llegó a amenazar el pasado fin de semana con desafiliar a Bolivia de la Conmebol.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.