Eduardo Pérez Iribarne.
Eduardo Pérez Iribarne.

 Domingo 1º Noviembre 2015.

Cristina Fernández fue la gran perdedora del pasado domingo en Argentina. Se acabaron los años de hacer tanta plata con casi total impunidad. Concluyeron tantas horas de televisión para contar historias increíbles a un pueblo que protestó el  pasado domingo en las urnas. La mentira no banca votos sino castigo. Los votos hicieron justicia pues la gente mostró silenciosamente su repudio a tanta angurria de poder para cosechar dinero de forma acelerada.

Millones de argentinos (el 80 % del electorado) fueron a las urnas en una jornada electoral obligatoria para la gente entre 18 y 69 años y optativa para los jóvenes de 16 y 17 años y para las personas de 70 y más años.

Cristina vio con dolor cómo su maquillaje político se deshacía como helado en la playa con una avalancha de votos que, aunque mudos, parecieron gritar: ¡Basta!

Su magra victoria no le alcanzó a Daniel Scioli para evitar la segunda vuelta presidencial, pero hizo posible que la macrista María Eugenia Vidal fuera elegida Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. Vidal le ganó al hombre fuerte de Cristina, Aníbal Fernández. Para encontrar a un Gobernador no peronista de esa Provincia hay que retroceder 28 años, cuando concluyó su mandato Alejandro Armendáriz (1983 – 1987), de la Unión Cívica Radical (UCR).

Los argentinos cambiaron la dirección de su voto el pasado domingo, pero el futuro sigue incierto con tres preguntas sin respuestas todavía: ¿Ganará Macri el 22 de Noviembre? ¿Podrá gobernar los cuatro años?  ¿Regresará Cristina el 2019?

 

Gracias, epi

Tu comentario

Comments are closed.