reunión internacional

Los atentados de París reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI) pusieron bajo fuerte presión en Viena a los participantes en la reunión internacional sobre la guerra en Siria, un país parcialmente controlado por la organización yihadista.

“Uno de los temas de la reunión de hoy en Viena es precisamente ver concretamente cómo podemos acentuar aún más nuestra coordinación internacional en la lucha contra Daesh”, declaró el canciller francés Laurent Fabius, usando su acrónimo árabe para referirse al grupo EI.

Este nuevo encuentro se abrió con la participación, entre otros, de Estados Unidos y Rusia, horas después de los atentados que dejaron al menos 128 muertos en la capital francesa.

Para el secretario de Estado estadounidense John Kerry, los atentados en la capital francesa habrán de llevar a “trabajar aún más intensamente” a los diplomáticos reunidos en Viena.

Atentados de este tipo demuestran que el mundo enfrenta “un tipo de fascismo medieval y moderno (…) que procura destruir y crear caos”, aseguró.

Lavrov también subrayó que hay que intensificar la lucha contra grupos yihadistas como el EI, citando también al Frente Al Nosra en Siria.

“No puede haber ninguna justificación (…) para no hacer mucho más en aras de vencer al EI, Al Nosra y a los que se les parecen”, declaró, junto a Kerry, en Viena.

También para la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, la reunión de Viena “adquiere una nueva significación” tras lo ocurrido en París.

“Casi todos los países sentados alrededor de esta mesa han sufrido el mismo dolor”, agregó, citando a “Líbano, Rusia, Egipto, Turquía”.

En la capital de Austria, donde una primera reunión multilateral terminó el 30 de octubre con un comunicado conjunto, las grandes potencias y los países de la región deben tratar de fijar un plan sobre una transición política en Siria, aunque ni el régimen de Damasco ni la oposición siria participan en las conversaciones.

Unos veinte delegados estaban presentes en torno a Kerry y su homólogo de Rusia, Serguei Lavrov.

Desde Damasco, el presidente sirio Bashar al Asad afirmó que la política francesa en Medio Oriente facilitó “la expansión del terrorismo”.

“Las políticas erróneas adoptadas en la región por los países occidentales, y en particular por Francia, contribuyeron a la expansión del terrorismo”, declaró Asad, citado por la agencia oficial siria Sana.

Desacuerdos

Rusia e Irán, también presente en Viena, se oponen a Estados Unidos en lo relativo al futuro de Asad y su posible participación en una transición política.

El jueves, Kerry había echado agua fría sobre las expectativas de una rápida solución diplomática al conflicto.

“No les puedo decir esta tarde que estamos en el umbral de un acuerdo completo. No. Hay mucho trabajo por hacer”, admitió Kerry en un largo discurso sobre la estrategia de Estados Unidos en Siria, en un centro de investigación en Washington.

“Los muros de la desconfianza en Siria, en la región y en la comunidad internacional siguen siendo firmes y altos”, se lamentó el jefe de la diplomacia estadounidense, antes de viajar a Túnez y luego a Viena.

La guerra en Siria ha dejado al menos 250.000 muertos y millones de refugiados desde 2011.

Kerry también había precisado que los gobiernos y organizaciones representados en la capital austríaca serían: Naciones Unidas, Unión Europea, Liga Árabe, Alemania, Arabia Saudita, China, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Irán, Irak, Italia, Jordania, Líbano, Omán, Qatar, Rusia, el Reino Unido y Turquía.

Tomado de El Universal

Tu comentario