Eduardo Pérez Iribarne
Eduardo Pérez Iribarne

Lunes 30 Mayo 2016.

                         El abogado Eduardo León no está preso en la cárcel, pero está detenido “en la jaula” de la burocracia judicial. Fue apresado, a la mala, el pasado 17 de mayo. Había una orden superior de meterlo en el cuarto oscuro, pero una juez, con valor encomiable, decidió que la justicia analiza pruebas y no acata órdenes superiores. Sin embargo, no ha podido llegar a su casa todavía y por ende la orden judicial está en el aire.

                         Aquí la burocracia, la corrupción, la flojera, la ineficiencia, la desidia, la dejadez y todas las mañas que nos colocan en la cola del mundo, le ganan con frecuencia a la ley.

                         El Banco Mundial, en un reciente informe sobre 180 países del mundo en cuanto al mejor clima para hacer negocios, dedicó un acápite específico para América Latina. El estudio selecciona a los peores países latinoamericanos para las actividades productivas. Hemos llegado al podio con “medalla de bronce”. Venezuela es “medalla de oro” y Haití “medalla de plata”. Estamos detrás de un país quebrado (Venezuela) y de ingentes  bandas de mendigos que no quieren tener Estado (Haití). Somos, sin duda, el mejor país del mundo para los discursos, pero para los negocios productivos estamos entre los peores del planeta.

                         León sufre en carne propia la incompetencia estatal. La justicia vive como la “cenicienta” del cuento: sin presupuesto, sin gente capacitada, digitada por los que se han comprado el país gratis y de espaldas a los procedimientos judiciales.

                         León sigue en su “jaula” y nadie sabe hasta cuándo porque los burócratas son poderosos, sobre todo si no hay aceite que los ablande. La plata manda siempre, aunque seamos uno de los peores países del mundo para hacer negocios honestos.

 Gracias, epi

Tu comentario