Dirigentes de la COB. (APG)
Dirigentes de la COB. (APG)

El conflicto entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) no parece tener fin, pues ambos bandos quieren dialogar, pero generan circunstancias las cuales no permiten llegar a un acuerdo sobre el conflicto de la Empresa Pública Nacional Textil (Enatex).

En el segundo día de paro la COB las movilizaciones se ampliaron a cinco departamentos, pero la contundencia fue mínima y la Policía en las ciudades de Cochabamba y La Paz solo observó y no actuó.

Lo que más destaca en este jueves fue las declaraciones públicas del presidente Evo Morales que invitó a dialogar a los dirigentes de la central sindical, quienes aceptaron el diálogo de inmediato, pero no se inicia, porque el Gobierno pone como condición negociar sin presiones.

La posición final de Gobierno fue conocida al final de la tarde mediante una carta que envió a la COB donde subraya que la negociación se entablará en base a lo acordado el 16 de junio y sin que existan medidas de presión.

Las movilizaciones en Cochabamba y La Paz se limitaron a marchas y bloqueos esporádicos, mientras que en Sucre y Oruro hubo marchas y cortes de vías que colapsaron por un par de horas el centro de esas capitales.

También hubo bloqueos en Santa Cruz donde la Federación de Fabriles bloqueo por cuatro horas la carretera a Santa Cruz, pero no tuvo mayor incidencia.

Para el viernes se estima realizar marchas en por lo menos ocho de las capitales departamentales con la presencia de fabriles, maestros urbanos, trabajadores en salud y universitarios.

El ejecutivo de la COB, Guido Mitma indicó que el lunes se convocará a un ampliado nacionala para evaluar el paro de 72 hora y analizar de declarar un paro indefinido u otro tipo de medida de presión.

LA PAZ/Fides

Tu comentario

Comments are closed.