Trump reconoce Jerusalén como la capital de Israel e inicia una crisis en medio oriente

El presidente de EEUU, Donald Trump. (Potus)

El presidente de EEUU, Donald Trump. (Potus)

Donald Trump ha enmendado de un plumazo siete décadas de política estadounidense en Oriente Próximo. Como venía anticipándose desde hace días, el presidente de Estados Unidos acaba de anunciar el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, al tiempo que daba instrucciones para trasladar a la ciudad santa desde Tel Aviv la embajada de EEUU, una medida que, según su propia Administración, tardará años en completarse.

La decisión de Trump rompe con el consenso internacional y las resoluciones de Naciones Unidas, y pone todavía más en entredicho la credibilidad de la Casa Blanca como mediadora en el conflicto entre israelís y palestinos. Quizás sea lo de menos porque ambas medidas son  políticamente explosivas, una invitación a una nueva ola de inestabilidad y disturbios en la región.

“Ha llegado el momento de reconocer oficialmente Jerusalén como capital de Israel”, ha dicho Trump desde la Casa Blanca. “Esta es una medida largamente aplazada que servirá para avanzar en el proceso de paz y trabajar por un acuerdo duradero”.

El líder estadounidense ha cuestionado la actitud de sus predecesores, que desde 1995 han pospuesto una y otra vez la implementación de una ley del Congreso que insta a trasladar la embajada y reconocer la capitalidad israelí. Y tras recordar que la mayoría de instituciones israelís se encuentran en Jerusalén, ha afirmado que su decisión “no es más que un reconocimiento de la realidad”.

Lo cierto es que está jugando con fuego. En los últimos días Trump ha ignorado la avalancha de recomendaciones proferidas por sus aliados. Tanto de los europeos como los árabes, que le han advertido de los riesgos que implica una decisión tan simbólica y controvertida.

Turquía ha amenazado con romper sus relaciones diplomáticas con Israel. Arabia Saudí habla de “una flagrante provocación a los musulmanes de todo el mundo”. Y el presidente palestino, Mahmud Abbás, ha señalado que con esa medida “EEUU abandona el papel de patrocinador del proceso de paz que ha jugado en los últimos decenios”. En Gaza y algunos campos de refugiados palestinos ya han comenzado las protestas.

Sin prejuzgar el estatus final

Consciente de la tempestad que se le viene encima, Trump ha asegurado que las medidas adoptadas no prejuzgarán el estatus final de Jerusalén, que tendrá que decidirse en una eventual negociación entre israelís y palestinos. Pero en la práctica, su decisión legitima la ocupación israelí del sector oriental de la ciudad y la política de hechos consumados que el Estado judío lleva décadas implementando para cambiar la demografía de Jerusalén oriental al incrustar a miles de colonos en sus barrios árabes, donde viven ya más de 200.000.

En realidad, muy pocos saben por qué ha tomado una decisión de semejante envergadura, que suena a provocación innecesaria y a regalo inmerecido a su amigo Binyamin Netanyahu, el mismo que prometió durante la última campaña electoral que, bajo su liderazgo, nunca se levantará un estado palestino.

La explicación más obvia remite a cálculos de política interna. Trump estaría cumpliendo la promesa que lanzó el año pasado ante el AIPAC, el principal lobi proisraelí en Washington, y con ello, contentando a sus donantes judíos y a su electorado evangélico.

Pero hay otra posible explicación más enrevesada y especulativa. Bajo el liderazgo de Jared Kushner, su Administración está tratando de involucrar a los países árabes en una negociación de paz. Los detalles escasean, pero según el New York Times, Kushner compartió recientemente con la monarquía saudí un plan para crear un estado palestino sin continuidad territorial, sin Jerusalén como capital y con carta blanca para que Israel mantenga el grueso de los asentamientos en Cisjordania. La propuesta se antoja a todas luces inaceptable para los palestinos, pero podría servir de componenda para forjar una alianza formal entre Israel, Arabia Saudí y EE UU contra Irán, la verdadera obsesión de los tres países.

Actualmente ningún país del mundo reconoce Jerusalén como capital de Israel, como demuestra el hecho de que ninguna de las casi 160 naciones que mantienen relaciones diplomáticas con el Estado judío tenga su embajada en la ciudad santa.

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS/Agencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>