El Gobierno descartó cualquier posibilidad de pedir la mediación de la Iglesia Católica o de cualquier otra institución para retomar el diálogo con la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y reiteró que la única condición para volver a la mesa de negociación es que cesen las medidas de presión.

“Ratificamos nuestra voluntad de dialogar (…) El diálogo está abierto con una condición, que cesen las medidas de presión y no necesitamos intermediarios de ninguna naturaleza, sobre todo después de que la Iglesia se ha pronunciado de éste y otros temas con carácter político”, señaló el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Arturo Alessandri.

El funcionario también lamentó que las autoridades y representantes de la UPEA rechacen la ley promulgada que asigna Bs 70 millones adicionales a su presupuesto y reiteró que el Gobierno está abierto al diálogo.

También criticó, que la UPEA determinara radicalizar sus medidas, y se refirió al caso del estudiante que decidió tapiarse en instalaciones de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

“No entendemos que frente a la flexibilidad del Gobierno, de mantener primero el diálogo, de ser flexible en el tema presupuestario, existan medidas de esta naturaleza”, señaló.

LA PAZ/Fides

Tu comentario