Los propietarios del avión Super Mid-Size Gulfstream III con matrícula N55JK pagaron a la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) 68.044 bolivianos por el tiempo permaneció parada en un aeropuerto de Santa Cruz, informó este martes el diputado opositor Tomás Monasterios mediante un comunicado.

“Quiero hacer públicos los documentos que certifican que el avión no fue abandonado, sino que se hizo una prestación de servicios para que pueda estar en calidad de depósito (en el aeropuerto) hasta que profesionales en tema aeronáutico del extranjero lleguen al país para reparar la falla del aparato”, explicó Monasterios.

El asambleísta presentó las facturas 031283, 031284 y 031289, giradas por Aasana a nombre de Ricardo Javier Torres Mayet y del Bank of Utah Trustee, emitidas entre el 4 y 5 de diciembre de 2017, mediante las cuales se evidencia que los propietarios pagaron en total Bs 68.044 por la permanencia de la aeronave en suelo boliviano.

“No entiendo cómo es posible que la DGAC y la Aduana vengan a negar algo que está en documentos”, expresó Monasterio.

El lunes la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) informó que la nave entró legalmente al país proveniente de México y que tuvo que quedarse por temas de mantenimiento pero no reguló su situación en el país pasados los 90 días que permite la norma, por lo que la Aduana procedió al decomiso.

LA PAZ/Fides con información de TM