A sus 42 años, el representante del opositor Centro Democrático, partido de centro-derecha, se ceñirá hoy martes la banda presidencial en Bogotá e iniciará los cuatro años de legislatura. Iván Duque, que estudió Derecho pero ha desarrollado una vida profesional que ha girado más entono a la economía, es el segundo Presidente más joven de Colombia y quizá uno de los que cuenta con menor recorrido político.

Sólo ha ocupado un periodo un escaño en el Senado, la cámara legislativa más importante en Colombia. A la misma hora en que tiene lugar el relevo presidencial en Casa Nariño, norte de Bogotá, el candidato populista de izquierda, Gustavo Petro, que perdió frente a Duque en junio pasado, ha convocado a sus huestes a todas las principales plazas del país bajo el lema “por la vida y la paz”. Es la primera vez que una formación contraria al gobierno organiza algo semejante. La regla habitual era respetar la jornada para dar el protagonismo al mandatario vencedor de los comicios.

En la jornada previa, Juan Manuel Santos se dirigió al país por última vez tras ocho años de presidencia. Si bien él concurrió a las elecciones para relegirse en el 2014, logró que abolieran la posibilidad de repetir mandato porque lo considera negativo para el buen funcionamiento de la democracia.

Al margen de asegurar que la Colombia que hereda su sucesor es mejor que la que recibió, garantizó que cumplirá su “promesa de no molestar, de no intervenir, de no ser un aguijón en la nuca de mi antecesor”.

Era una clara alusión a su más enconado rival de sus dos gobiernos y su antiguo jefe, el hoy senador Álvaro Uribe, el político más influyente de las últimas dos décadas. No hay que olvidar que Santos venció en 2010 por ser el señalado de Uribe, que estuvo a punto de perder en el 2014 frente al candidato del mismo personaje y que es Duque, del partido que Uribe creó, el Centro Democrático, el que le sucederá.

También se refirió al proceso de paz con las FARC. “Podemos comenzar a construir una paz duradera, una paz estable, una paz que evite el surgimiento de nuevas guerras”, dijo.Iván Duque, que ha cumplido su promesa electoral de no conformar un gobierno para pagar favores políticos sino de técnicos y de mujeres y hombres por igual, tiene a la abogada de 61 años, Marta Lucía Ramírez, como su vicepresidenta.

A diferencia de Duque, que solo ha pasado por el Senado una legislatura y ha hecho casi toda su carrera laboral en el BID (Banco de Desarrollo Iberoamericano), ella además de ocupar un escaño en una legislatura, ha sido dos veces ministra.Al acto de toma de posesión, que tendrá lugar en Bogotá a las 15 horas (21 en España), no asistirá ni el Presidente ni el Rey, algo que no ocurría desde hace muchos años. Será la Presidenta del Senado la que represente a España en una nación clave en América Latina.

BOGOTÁ, COLOMBIA/Agencias

Facebook Comments