Condenaron a 30 años de prisión sin derecho a indulto a Ciprian Mamani Ramírez (28), quien el pasado viernes por la madrugada asesinó a sangre fría a su padre, Francisco Mamani Berríos (73), con el argumento de que estaba poseído por un espíritu maligno.

El parricida se sometió al juicio abreviado y en su declaración ante el juez indicó “he liberado a mi padre de un espíritu maligno que se apodero de él desde hace tiempo y lo hacía sufrir”

“El parricida utilizó la punta de un hueso conocido como ‘wichuña’ arrancándole un pedazo del pulmón, además de asestarle una decena de golpes en el rostro y el tórax con lo que el anciano murió desangrado”, explicó el juez Franco Sanabria.

Al momento de ser trasladado al penal de San Pedro de Oruro el criminal solo repetía que su papá ya descansaba en paz y libre de todo mal.

ORURO/Fides

Tu comentario