La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) advirtió este miércoles, que las medianas y pequeñas empresas no podrán pagar el segundo aguinaldo y responsabilizó al Gobierno y a la Central Obrera Boliviana (COB) por las consecuencias de la medida en la economía nacional, indicó Ronald Nostas presidente de la organización patronal.

“Hacemos responsable al Gobierno y a la dirigencia de la COB por todos los efectos nocivos que esta decisión va a generar, y esperamos que asuman las consecuencias, y que respondan a las miles de familias que se verán afectadas por esta medida incongruente con la realidad por la que atraviesan la mayoría de los sectores y regiones que no han logrado niveles de crecimiento necesarios para afrontar su pago”, afirmó Nostas.

Señaló que sólo un 20 por ciento de la población económicamente activa se beneficiará con esta medida, que según el empresario, fomenta el contrabando y la informalidad.

“Exigimos al Gobierno Nacional la inmediata revisión de la medida en cuanto a sus alcances, afectaciones y perjuicios, y que se considere su ajuste o eliminación, en tanto no se garantice que el crecimiento de la economía sea equitativo y sostenible tanto para las medianas y pequeñas empresas, así como para todos los departamentos del país”, añadió.

Por su parte el presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Néstor Conde calificó el anuncio del presidente Morales como una “medida política” y adelantó que no podrán pagar el segundo aguinaldo.

El presidente Evo Morales informó este miércoles que el crecimiento económico de Bolivia, a junio de 2018, alcanzó al 4,61%, razón por la cual confirmó que se pagará el segundo aguinaldo a los trabajadores, en el marco del decreto “esfuerzo por Bolivia” que establece la cancelación de este segundo beneficio si el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) supera el 4,5 por ciento.

LA PAZ/Fides

Tu comentario