El gobierno argentino considera que hasta 2020 más ya no necesitará del gas boliviano que actualmente importa.

“Estamos discutiendo esto porque en dos años ya no vamos a necesitar el gas de Bolivia, ni nada, pero entendiendo que hay un contrato a largo plazo estamos tratando de ajustarlo a algo que sea bueno para los dos países”, aseguró el secretario argentino de Energía, Javier Iguacel al periódico argentino Río Negro.

La crisis económica de Argentina lleva al gobierno de Mauricio Macri a adoptar medidas para disminuir su dependencia del gas natural boliviano.

El funcionario también manifestó que la actual política energética argentina apunta a las reducciones. “Durante el invierno, por ejemplo, un tercio del consumo es importado y dos tercios son nacionales, en materia de gas. Estamos revirtiendo una situación de muchos años”, explicó.

El vecino país atraviesa una crisis que le obliga a adoptar medidas como la reducción de costos o el incremento de las tarifas de gas para los usuarios.

En ese contexto, Iguacel recordó que en los últimos meses Bolivia no cumplió con las nominaciones de envío de gas natural según establece el contrato entre ambos países.

Argentina es el segundo cliente más importante para el gas natural boliviano, cuyo mayor volumen es enviado a Brasil, en un contrato que fenece el próximo año. Iguacel adelantó también la profundización de la explotación  del megacampo Vaca Muerta para dejar de importar gas, abastecer el consumo nacional y pensar en la exportación, aunque para esto aún debe desarrollar infraestructura.

LA PAZ/Agencias

Tu comentario