Agentes de Aduanas del aeropuerto alemán de Fráncfort interceptaron en un control rutinario de paquetes, enviados por correo, una tableta de chocolate que contenía 13 gramos de cocaína cuyo valor en el mercado podría ascender a los 600 euros (695 dólares).

Un análisis radiográfico del sobre acolchado, procedente de Bolivia y con destino a Holanda, permitió a las autoridades descubrir unas sombras un tanto llamativas en la parte central de la tableta.

“El test de drogas dio positivo en cocaína”, señaló una portavoz de Aduanas. La Policía alemana ya había señalado en ocasiones anteriores que cada vez es más frecuente hallar drogas y otras sustancias ilegales en paquetes. No obstante, esta técnica del chocolate no es de las más habituales. “Este escondite era muy creativo”, apuntaron desde Aduanas.

BERLÍN, ALEMANIA/Con datos de la DW

Tu comentario