Una diputada federal de México recibió el jueves en el recinto legislativo una llamada telefónica en la que le informaron del asesinato de su hija, lo que le provocó una crisis nerviosa y derivó en la suspensión de la sesión parlamentaria.

Carmen Medel Palma, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), partido del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, rompió en llanto tras recibir la llamada alrededor de las 01:30 p.m. hora local.

Numerosos integrantes de la Cámara, especialmente mujeres, se acercaron para consolarla.

“Ciudadanas y ciudadanos legisladores, con profunda pena participamos el asesinato de la hija de nuestra compañera diputada Carmen Medel, del distrito catorce del estado de Veracruz. Valeria ha sido hoy víctima del estado de violencia en el que vivimos los mexicanos”, dijo el diputado Pablo Gómez, también de Morena.

Desde la tribuna añadió: “Hoy encaramos la tragedia de manera mucho más directa con una miembro de esta asamblea. Todos estamos sujetos a esta crisis de violencia, y todos juntos, como legislatura, debemos responder. Debemos pacificar a México, erradicar la violencia y la delincuencia violenta”.

Varios legisladores comenzaron a corear “¡Justicia, justicia!”.

“No podemos combatir la violencia con más violencia”, gritó una diputada.

El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, ordenó la suspensión de los trabajos hasta el próximo martes en solidaridad con la diputada.

Medios del oriental estado de Veracruz reportaron que Valeria Cruz fue asesinada de varios disparos esta tarde cuando se encontraba en un gimnasio de Ciudad Mendoza. También fue asesinada otra joven, quien igualmente se encontraba en el gimnasio.

Tomado de El Comercio

Tu comentario