El paro cívico convocado por las agrupaciones que reivindican el resultado de referéndum del 21 de febrero de 2016 febrero de 2016 que rechazo la repostulación de Evo morales fue contundente, pero el Gobierno trato de minimizarlo y calificarlo como de fracaso.

En todos los departamentos la medida de presión fue acatada, destacando Santa Cruz y las ciudades de La Paz y Cochabamba, donde miles de vecinos hicieron cumplir el paro de 24 horas.

En las otras ciudades capitales e intermedias la protesta fue cumplida de manera satisfactoria y en ciudades intermedias como Tupiza, sorprendiendo inclusive a los organizadores.

Un factor determinante para esta huelga ciudadana fueron los jóvenes, quienes tomaron las calles de la ciudades y al grito de “Bolivia dijo No” comenzaron marchas y bloqueos de  las vías, y actuaron de manera independiente a agrupaciones o candidatos.

Los candidatos poco nada aportaron en esta movilización y eso se demostró el momento en que un grupo de militantes del Frente Revolucionario de Izquierda se plegó a la marcha de Koani, porque fue recibida con apatía y hasta indiferencia por los marchistas y los transeúntes.

El Gobierno desde primeras horas del día se dedicó a minimizar y “ningunear” la movilización y hasta como hizo el ministro de Gobierno Romero, contar  a los manifestantes ciudad por ciudad para después afirmar que cinco mil personas acataron la medida en toda Bolivia.

El paro cívico contra la candidatura de Evo Morales, es un capítulo más de una lucha que parece recién empezar.

LA PAZ/Fides

Tu comentario