Las piscinas de crianzas de trucha y las viviendas construidas en la frontera con Chile como una forma de sentar presencia en ese sector, se encuentran abandonadas, indicó en el Café de la Mañana de radio Fides, el periodista Milton  Lerida Aguirre.

 

“El 23 de marzo de 2013 como parte de un acto en defensa de las aguas del Silala el entonces gobernador de Potosí, Félix Gonzales, entregó tres piscinas para la crianza de truchas y el terreno para la creación de una población. La crianza de truchas fracaso de inmediato, porque las piscinas tenían rajaduras y ni estaban impermeabilizadas y tuvieron un costa de un millón de bolivianos”, explicó Lerida Aguirre.

Después agregó “las truchas lograron salir por las fisuras de las piscinas y consiguieron sobrevivir en estanques naturales y en otros construidos por los habitantes del lugar, pero la idea que estos peces sean el alimento para los puestos militares quedo en proyecto”.

Sobre las viviendas indicó que “fueron construidas 10 y entregadas hace dos años, pero nadie las habita, ya que no tienen ningún servicio básico ni electricidad, tampoco tienen alguna forma de protección contra los fuertes vientos de la zona”.

Piscinas de truchas construidas por los habitantes de la zona. (WGL)

La destrucción de los canales

García Lerida explicó también que “cuando realizamos la primera visita a la zona del Silala, encontramos que las aguas estaban canalizadas con piedras. Esta obra la realizó la Bolivian Railway a principios del siglo XX, en esta última visita en diciembre de 2018 los canales fueron destruidos, y ahora las aguas corren libremente”.

El periodista después explicó “las piedras de la canalización, según testimonio de los habitantes de la zona, fueron llevadas para la construcción del puesto militar de avanzada y de esa manera se destruyeron los canales”.

Placa de entrega de la piscinas de truchas. (WGL)

LA PAZ/El Café de la Mañana

Tu comentario