Un recién nacido murió este jueves en la localidad cruceña de Warnes por quemaduras de tercer grado en una incubadora improvisada en el hospital Nuestra Señora del Rosario.

“El bebé nació prematuro y lo pusieron en incubadora improvisada y en el hospital nos dijeron que buscáramos una incubadora, pero después le dijeron a mi mamá que el bebé se había quemado y desde su nacimiento eran pocas las posibilidades de vida”, indicó la hermana de la mamá, Carmen Salvatierra.

Según la familiar, él bebe sufrió quemaduras por la luz de la calefacción y recién el viernes recibirán una explicación por parte del hospital Nuestra Señora del Rosario.

El neonato murió a las 04.30  de este jueves y se indica que la causa fueron las quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo.

Los restos del bebé son velados en Warnes por sus familiares y vecinos convocados por las redes sociales.

SANTA CRUZ/Fides

Tu comentario