En dos días de violencia, desde el sábado pasado, las fuerzas de seguridad y los “colectivos” chavistas mataron a 25 personas e hirieron a otras 84 en la región de la Gran Sábana, en la frontera con Brasil.

Lo denunció el alcalde de la fronteriza Gran Sábana (Santa Elena de Uairén), Emilio González, quien se refugió en Brasil tras atravesar la frontera en forma clandestina.

La cifra no fue confirmada por el gobierno de Caracas ni por ONG que actúan en Venezuela.

Hubo “25 muertos aproximadamente, estamos manejando” ese número de víctimas fatales, declaró González al hablar con la prensa en Paracaima, la ciudad brasileña del estado de Roraima, ubicada en el límite con Venezuela.

“Ya el pueblo de la (región de la) Gran Sabana tiene sangre en el camino, en las calles, estamos sufriendo, por lo tanto les pido a nivel internacional ayuda, porque estamos pasando momentos difíciles”, agregó González.

En tanto, el ministerio de Defensa de Brasil informó que negoció con militares venezolanos para mitigar la tensión en la frontera entre ambos países luego de los disturbios ocurridos este fin de semana cuando se intentó enviar camiones con ayuda humanitaria.

“Militares brasileños y venezolanos negociaron en el lugar (frontera) y fue entendida la inconveniencia de la presencia de ese tipo de aparato militar” como los vehículos antidisturbios de la Guardia Nacional Bolivariana estacionados en el puesto de Aduanas del país caribeño, señaló una nota de la cartera de Defensa.

La frontera entre Brasil y Venezuela permanecía bloqueada este lunes en cumplimiento de una orden dada el jueves pasado por el presidente Nicolás Maduro.

BRASILIA, BRASIL/Agencias

Tu comentario