Autopsia: El cuerpo de Luis Espinal tenía 17 orificios, órganos perforados y fracturas


El médico forense Rolando Costa Arduz en entrevista con radio Fides. (Fides)

El médico forense Rolando Costa Arduz en entrevista con radio Fides. (Fides)

La autopsia que realizaron los médicos forenses: Félix Romano y Rolando Costa Arduz, al cuerpo del padre Luis Espinal aquel 22 de marzo de 1980, devela que el mismo presentaba 17 orificios de armas de fuego, órganos perforados y fracturas.

El protocolo de la autopsia que fue entregado por el doctor Rolando Costa Arduz a radio Fides concluye que la causa de muerte “corresponde a una hemorragia aguda por múltiples lesiones esquelético viscerales, provocadas por paso de proyectil de armas de fuego. Se establece que se han identificado signos de violencia traumáticas contusas de significación como por ejemplo fractura del hueso esternal, lesiones que obedecen a traumas provocados en vida”.

Según el documento, la autopsia fue efectuada en la morgue judicial desde las 19.00 hasta, aproximadamente, las 21.00 horas.

En la autopsia se observa “numerosos orificios distribuidos ampliamente en el sector ventral y dorsal del cuerpo correspondiendo indistintamente a orificios de entrada y de salida del proyectil” y se hace un detalle de los 17 orificios.

El cuerpo de Espinal también presentaba “una fractura transversal del cuerpo esternal con presencia de un hematoma retroesternal y de mediastino anterior”.

Tenía una lesión pulmonar que obedece al paso de un proyectil que tiene una dirección de arriba a abajo, de atrás hacia adelante y de dentro hacia afuera. Otra herida en la quinta costilla izquierda.

Tres orificios estaban en el diafragma del lado izquierdo y otros dos en el diafragma del lado derecho. Se presentan esquirlas óseas que han actuado como como proyectiles secundarios. En el caso del hígado se observa un “estallido con destrucción total del lóbulo derecho”.

Se evidencia al menos dos perforaciones intestinales. El estómago tiene tres perforaciones “a nivel del fundus”. El riñón derecho también se vio afectado por otro proyectil.

“En la extremidad inferior derecho se aprecia una fractura conminuta del tercio superior del fémur derecho. A este nivel se halla una vaina de proyectil, parcialmente deformada y que pesa 0.9 gramos”, dice el documento.

En el examen externo se evidencia “herida de aproximadamente un centímetro de disposición vertical que se localiza en la región superficial derecha a nivel del tercio externo, que compromete hasta plano perióstico”. También observó una “equimosis del borde libre de los labios con infiltración equimótica de la mucosa vestibular de ambos labios”.

Se evidenció “una filtración subcutánea.—Infiltración equimótica en la región inguinal izquierda. Equimosis en tercio medio y anterior de la pierna izquierda”.

Las muestras que se tomaron fueron entregadas en custodia a personeros de la sección de homicidios.

El protocolo de autopsia no sólo fue suscrito por médicos forenses Romano y Costa Arduz, también por Jorge Dorado de la Parra del Colegio Médico; el doctor Pastor Sangueza, perito de parte; Luis Palacios Saravia, delegado de la Compañía de Jesús y el doctor Fernando Paz Pacheco del Colegio Médico Departamental.

LA PAZ/Fides